CAMINOS A NINGUNA PARTE

A veces toca reinventarse. Empezar de cero. Quizá hubiera bastado con un pequeño cambio, pero algo había que hacer y es lo que hice. Me sentía estancado. Sin saber hacia dónde ir. Ni qué sendero tomar. Pero gracias a esos pequeños cambios ahora estoy frente a un gran camino que puede derivarme a encontrar realmente la felicidad que ando mucho tiempo buscando. Porque cuando no es por una cosa es por la otra. Pero siempre hay algo que cause que todo se destruya y me falten las ganas de hacer ciertas cosas. Porque mi vida es un círculo vicioso. No tengo ninguna duda de ello. Lo tengo totalmente comprobado. Soy muy supersticioso a la vez que maniático; pero me he dado cuenta de que todo lo que va, vuelve. Ya sea una persona u otra, pero siempre será la misma historia. Unos lo llaman casualidad, yo… ¿destino, quizá? Y, precisamente, esto me conduce a tener que volver a sufrir lo mismo de nuevo; pero en esta ocasión, por otra persona. La misma situación por la que llegué a llorar muchísimo. Y después de mucho tiempo, he vuelto a tener ese sentimiento. Y, la verdad, le tengo pánico. Miedo a mi sexto sentido; ese que tengo y que nunca me falla. El que me dice si una persona estará o no en mi vida. O el mismo que con solo mirarla a los ojos sabré que ‘tendrá que ser para mí’. Y, si no es así, cargaré con ello durante mucho tiempo… Pero es inexplicable. Extraño. El no conocer prácticamente nada sobre una persona y, sin embargo, querer darlo todo por ella… Es algo que no todo el mundo podrá sentir y resulta ser algo increíble. Así como efímero en el peor de los casos. Pero creo que aunque duela y no pueda disfrutar de un futuro junto a ella, solo podré recordarla; y, que cada vez que lo haga, me salga robe una sonrisa de oreja a oreja. Y sí, sigo pensando que es una locura llegar a sentir algo así por una persona de la cual no conozco más que su nombre y detalles como su edad, amistades y estudios; pero de verdad, el amor a primera vista existe. He tenido el privilegio de sentirlo tres veces en mi vida y de las cuales solo una fue correspondido. El de esa misma persona que de la que me despedía en este otro post.

Porque el amor no se basa en el tiempo que lleves con una persona, sino, en lo mucho que te puede llegar a aportar y hacerte sentir.

 

Rubén Fernández

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on TumblrPin on PinterestShare on LinkedIn

2 Comment

  1. Arjona Moreno Ana Cristina says: Responder

    Hace poco leía “Nadie puede ver a la persona real. Estamos tan deslumbrados por el exterior que nunca conseguimos llegar al interior”. Una cita que a simple vista goza de realidad… A día de hoy, y bajo a la escasa experiencia que me han permitido vivir mis 20 años, discrepo y confirmo tus argumentos. Los ojos es el medio de comunicación más sincero y noble (cuando se trata de amor verdadero) que he conocido. ¡Pero cuidado! cuando algo cala de verdad se puede convertir en una sensación tan deliciosa como amarga, tan fantástica como destructiva… porque a veces, nos arriesgamos y entregamos más de lo que algún día podríamos darnos a nosotros mismos. Porque a veces, no pensamos y solo nos dejamos llevar sin limitaciones, creyendo que será esa persona y no otra la que nos aportará ese bienestar que todo ser anhela y espera. Sin embargo, la mayoría de las veces lo que adoptan (de forma innata) esta postura no suelen salir vencedores. Es entonces cuando entramos en el “circulo vicioso” del que hablas, o yo al menos interpreto, y me pregunto: ¿Es necesario tanta congoja?
    Nos pasamos una vida creyendo que nos conocemos como persona, pero me aventuraría a decir que nadie sabe ni si quiera el 90% de sus convicciones. Bueno, quizás los de pelo blanco sepa de qué va la historia…
    Me seguiste en Instagram hace un tiempo ya, y desde entonces me paso de vez en cuando. Observo tu estilo de vida y me llama mucho la atención. Pareces un chico que apuesta por lo que quiere, que tiene ambiciones, pero sobre todo, me pareces una persona muy “llana” y humilde, y eso te honra. Siempre supe que eras diferente a otros bloguers y en este post que escribes lo confirmo.
    En cada lágrima que se derrama por una persona va un agradecimiento por regalarnos el sentimiento más bonito que nos ha otorgado la vida. Da gracias por cada recuerdo que se queda guardado. Agradece, porque cuando más pequeños nos sentimos más grandes nos hacemos frente a las adversidades. Da gracias por tener la capacidad que otros muchos no conocen aún, pues tienes el poder de conectar con el alma de la persona a la que miras, sabes interpretar miradas y eso, Rubén, eso es querer y vivir con el corazón en las manos.
    Espero y deseo que todo en la vida te vaya a pedir de boca!! “Mereces vivir lo que sueñas”.
    Un saludo.

  2. Marta Fernández says: Responder

    the power of love at the first sight

Deja un comentario